28 agosto 2016

¿Frío?

El arroyo rosado lindero, desde la salina desemboca en el lago, las salinas son ahora otro lago, ni saldo ni sueldo, entre el espejo de ojos cerrados y un trayecto de distancia o miedos, hasta que el torso con camisa morada, se vació de hombre. 
Entre braceada y braceada, cada vez más pausadas, lento, sabe que se hunde reinventando su saliva salada en ella: bajo el alero de paja, esperándolo despierta… siempre despierta. 

(fragmento) de Rocío de mica-La ciudad de sal novela publicada en 2009-2010...o textos en repulgue abierto o en corrección, quizás para la braceada-nueva edición...