Por eso a veces yo podría definir a la poesía como una fiesta del sentido...¨Indefenso y expuesto a la verdad/ vagamente colérico disperso despeinado/ humano por supuesto muy humano.¨ J.Giannuzzi

22 de abril de 2017

¿un susto?


 contame poesía,     Poesía
contame el titular con una canción
que despeje este hollín de letras negras
papel  áspero beso de labios filos
¿será la sed y el vaso medio lleno
 de mi tropezar hoy? ¡hipo!
no sé si podré con la gárgara de tu Dios...
contame los pasos de mis dedos
descalzos sobre las copas rotas, no vacías.

contame poesía,      Poesía
que están caras las copas para romperlas al cuete
 templada vasija que espera vides
en el sótano del abuelo
¿querés vino? ...entonces...
 contame la notica "araña"
 roncha amarga y un mate frío
-acidez y así es-
látigo- azúcar- mismas- letras -negras.

¿sabrá el desbocado? comer pan medio crudo
que seguimos en el horno -también hoy-
no me cuentes mañana  Poesía,  
acerca de la poesía, manchas-granos-arrugas
que estoy a favor de tus pecas marrones
¡pintámelas todas en la nariz -también hoy-

Y contame poesía, un cuento
un cuento para no morir despierta
mientras cantás...Poesía
 diafragma: ¡hipo!





7 de abril de 2017

Ganso Pancho por clo claudia migliore -Fragmento-



https://youtu.be/BaH7SqBk1pY

Ganso Pancho por clo claudia migliore -Fragmento-  


Publicado el 17 dic. 2015

"Pancho, el ganso" - Fragmento- Domingo 13- Varieté integrado- Casa Limay. Vídeo gentileza de Pablo Salinas. Lectura-impro: recreación-adaptación del monólogo Ganso Pancho, Enrique Symns

2 de abril de 2017

Anemia

Dejé de respirar (de transpirar también) . No hubo susto, sí alivio e interrumpir el duelo o calambres del lado izquierdo.  La gata se acomodó en el costado derecho, luego de comer ; los gatos son así. El celular en el comedor o no sé dónde, mejor. Madre con sus amigas en una cena, no me necesitará. Le escribí a Él, “si pudiera elegir pasaría el día y la noche juntos”. No respondió, casi nunca responde, eran las nueve de la noche  y estaría con otra que tampoco respira.
 Una banana pisada a tenedor con miel y a caminar hasta el pueblo, hay que ir al pueblo.  El relato no se extiende y elige fracasar como novela, no es ficción, pero es literatura.  Sí, o me dirás...
Un libro de Macedonio rescatado de la pila en la mesa de la cocina, tiene un billete de cien “evita” con dos crucesitas en la punta, trazadas con birome, ¿falta la tercera?. También, entre las páginas centrales, esta carta manuscrita no soñada, con su remitente; los libros son así. Una banana más y a salir...ya no hay miel ni café en la casa.


De mi nuevo libro “yatendy” . 
(pronta publicación...que sea! hasta donde dé)