Por eso a veces yo podría definir a la poesía como una fiesta del sentido...¨Indefenso y expuesto a la verdad/ vagamente colérico disperso despeinado/ humano por supuesto muy humano.¨ J.Giannuzzi

9 de julio de 2017

me ahogo

Esto no es poesía, -de ser algo- es lastre, no vuela y rasguña
la carga  no era la cartita en el barrilete y el peso cortó la tranza
no era de algodón el hilo y los hilos de nylon también se cortan
-la carta voló- y la uña amarilla no se cae hasta que se le dé la gana,
 la mano con la uña amarilla se esconde y la estética fracasa
apisonada por una piedra, quemada por una colilla o una latita
o el papel que no prendió la estufa y nunca prendió;
esto no es poesía -de ser algo- es lastre, roza mi pierna y quema.
 La mano con la uña amarilla, a veces me da vergüenza -escondo-
o aprendo y vuelvo a casa para prender la estufa,
 y el hacer del beso llegará como saben las manos soltar caricia...
La gata tiene hambre, no tengo prisa hoy, pero ella sí y rasguña
-no las piedras- la otra pierna desnuda que tiene frío desde anoche,
el dedo prueba la leche en el jarro sobre la hornalla, no blanquea la uña.
Esto no es poesía –de ser algo- es sangre quemada acá
y sangre de la que llegó en barco a américa,  no en barrilete.
 -“Algo sea poesía”- y  arranque esta puntada que atraviesa mi tórax.

-Fragmento- de una noche como la de ayer...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario