Por eso a veces yo podría definir a la poesía como una fiesta del sentido...¨Indefenso y expuesto a la verdad/ vagamente colérico disperso despeinado/ humano por supuesto muy humano.¨ J.Giannuzzi

25 de marzo de 2017

Sábado -bolsa nailon (¿o nylon?) negra 1$-

Ir al pueblo es ¿ir a comprar? No. Sí.
Ir al pueblo es enterarse que mataron a “Uno” en la estación de Tierras Altas y el tren no pasa hoy (tierras que nunca fueron altas, colectivos sobrecargados no paran y “no paran” por Eso)

Ir al pueblo es el vendedor de empanadas fritas -en el pre andén- el seudointento de superar el olorcito e igual permitirse “una” ( el jugo impregna el papel gris cortado por su compañera a tijeretazos, docenas...y qué rica al morder la papa casi en la mitad ...ffff...¡no se enfría nunca!)

Ir al pueblo es pasar por la plaza y la bandera no está, pero ensaya la murga y flamea hasta cuando llueve.

Ir al pueblo es encargar el diario para el domingo, aunque la kiosquera sepa que rara vez cumplo y lo retiro.

Ir al pueblo es hoy sonrisas tristes, otras desorientadas no por casualidad –los perros en el andén sarna y hambre- (Ana los intenta salvar comprándoles alimento y medicina, con su pensión y la ayuda del veterinario de ahí nomas)

Ir al pueblo es girar y abrazar a Valeria, instantes antes mensajeando-nos a dos metros de insulsa rutina celu-distancia-

Ir al pueblo es segmento detenido en cada tramo –celular en mano- y no responder los mensajes hasta terminar de anotar todo lo que igual olvidaré (porque para todo no alcanza ¿vio?)

Ir al pueblo es la escusa sin esclusa para transpirar y suspirar precios, del fraude al pueblo, inconexa- cóncava- manipuleo- conectividad (colectividad es otra cosa)

Ir al pueblo es re preguntar ¿a quién...por qué lo mataron...? ¿o fue suicidio en la vías de Tierras Altas? (siempre Alguien se tira)

Ir al pueblo es encarar la vuelta con la bolsa nailon ( ¿o nylon?) negra -1$- del supermercado chino, enzanjando el antebrazo, rojizo, rallado (mañana el pan y la leche mejor en lo de Aldo, almacén de barrio)

Ir al pueblo es retirar casi derretida la manteca de la bolsa nailon (¿o nylon?) negra del supermercado chino (no era comprar la urgencia aunque la tostadas y los fideos con manteca valen la pena y el olvido...?)

Ir al pueblo es cruzarse con David, persona digna de cruzarse en el tramo final -de la compra no tan compra-, ligero de comentario y en el justo paso para ir visitar a sus wachines ( hijos es Hijos)
Ir al pueblo es no salir en bici ya, en tal o cual tramo (por esa arteria tapada tabaco alquitrán y nicotina o poca voluntad de mejorar lo que queda en tiempo pueblo que puebla ( Puebla también ciudad mesoamericana y no otra cosa)
Ir al pueblo es aprovechar la bolsa negra de nailon (¿o nylon?)-1$- supermercado chino para cambiar la del tacho con basura, seguir contaminando en la mentira reciclada.

 (Y la nueva mancha de aceite en la remera verde casi no se nota
-me entero- mientras descansa la masa...fideos cortados a cuchillo pa mañana -domingo-)
//Fragmento, de un texto así, para corregir y continuar después de cocinar, claro...o cómo cuándo se pueda...antes hay que amasar los fideos y cortarlos a cuchillo pa el domingo//